Se conoce a la impresión como la reproducción de copias a partir de un original que pueden ser imágenes o textos. Hablar del concepto de impresión nos remonta a la antigüedad, ya que en Babilonia se elaboraban sellos para estamparlos en tablillas de arcilla.

A lo largo de la historia se desarrollaron muchas técnicas hasta que Gutemberg revolucionó la impresión al inventar la técnica de composición con tipos móviles. Su máquina es predecesora de las imprentas modernas.

Para imprimir necesitamos: un original, un medio de transferencia, tinta y un sustrato.

La composición de la imagen que será la matriz de impresión puede ser creada de forma artesanal (elaborada por un artista a mano) o de forma digital (diseño asistido por computadora).

En la actualidad coexisten diferentes métodos de impresión: los métodos digitales que se pueden adaptar a tirajes pequeños y la impresión para tirajes grandes o impresión industrial para elaborar, libros, revistas, impresos comerciales o empaques de bienes de consumo.